Valoración del nuevo organigrama del Ministerio




¿Nueva ministra, nuevas ideas, nuevas políticas? Es pronto para decirlo, pero ya podemos empezar a intuir algunas cosas. Desde luego el paso de ofrecer consensuar una hoja de ruta con las ONG es un avance importante que habrá que consolidar en las próximas semanas.

Lo más evidente a día de hoy son los movimientos que ha llevado a cabo en la estructura del ministerio y que pueden leerse en las notas de prensa enviadas por el ministerio en las dos últimas semanas (sigue este enlace, y este otro para ver las notas de prensa).

Los cambios más importantes son el paso de la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal, y la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar a la Secretaría de Estado de Cambio Climático, el reagrupamiento de todas las competencias de biodiversidad en la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal y que la presidencia de la Fundación Biodiversidad y del Organismo Autónomo de Parques Nacionales recaiga directamente en la Ministra.

El cambio de ubicación de las dos direcciones generales más que un sentido teórico parece responder a un sentido práctico. Hasta el momento las competencias en el ministerio estaban muy descompensadas entre las dos secretarías de estado. A mi juicio, este cambio puede ser muy positivo al poder contar estas importantes políticas de más atención por parte de la Secretaria de Estado. Sin embargo, en el caso de la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal, el problema sigue radicando en tener las competencias en extinción de incendios, aspecto que tradicionalmente lastra su capacidad de llevar a cabo una ambiciosa política de conservación de la biodiversidad. Tal vez este sea uno de los aspectos más importantes y urgentes a llevar a cabo en tema de reestructuración ministerial y que nadie se atreve a meterle mano. Bueno, esto y que no hay casi presupuesto en el ministerio para las políticas de conservación de la biodiversidad.

En cuanto a reunir todas las competencias de Biodiversidad en la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal es lo que, desde la fusión de los ministerios de Medio Ambiente y Agricultura, debiese haberse realizado. Sin embargo, tal vez por el miedo que daba al sector de la pesca el tener que declarar todos los espacios protegidos en el mar, se dejaron las competencias de biodiversidad en el medio marino en la Dirección General de Recursos Pesqueros y Acuicultura. Ahora se vuelven reúnen, y eso está bien, pero me preocupa sobremanera el que pueda suponer la paralización la designación de ZEPA marinas que tan bien enfocada tenía la Dirección General de Recursos Pesqueros y Acuicultura y que apuntaba a que pudiera estar terminada esta legislatura. Ahora tocará trabajar para que ese cambio de competencias no suponga un frenazo en este importantísimo frente para la conservación de la biodiversidad marina.

Finalmente cabe valorar como positivo el hecho de que la Ministra está a la cabeza de la Fundación Biodiversidad y del Organismo Autónomo de Parques Nacionales. Este hecho no hace más que dar más importancia a estas políticas dentro del Ministerio y reconocer el buen trabajo que han realizado en estos últimos años. Esperamos que esto sirva también para orientar mejor todas las acciones de estas entidades para dar el mejor cumplimiento a las políticas del MARM.

Por lo demás, también ha habido algunos bailes de nombres a la cabeza de varios departamentos. En este aspecto solo dar la bienvenida a los nuevos, desearles suerte (ya que su suerte es la de todos nosotros) y ofrecerles nuestra colaboración.

Ahora a esperar que todos estos cambios sean la antesala de un cambio de política hacia una mayor relevancia de lo ambiental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada