Los gatos cimarrones y las aves




Hoy me ha tocado, invitado por Madrid Salud, explicarles a las alimentadoras de gatos y a los técnicos del Ayuntamiento de Madrid el impacto ambiental que pueden tener los gatos asilvestrados o cimarrones.

El problema está en que cada vez tenemos más gatos en nuestra sociedad, como muestra este esquema de lo que ocurre en el Reino Unido dónde ya hay 9,2 millones de gatos:


Por otra parte, la ciudadanía considera que los gatos cimarrones tienen algunas ventajas como demuestra la siguiente encuesta llevada a cabo en Cataluña (Gandía et al, 1999):


Sin embargo, solo el 8% de la ciudadanía considera que pueden tener efectos ambientales negativos:


Porcentaje que baja hasta un 1% si los consultados son los veterinarios:


La voz de alarma se da en los años 80 cuando aparecen varios trabajos al menos inquietantes. Mead (1982) encuentra que el 31% de las recuperaciones de petirrojos anillados en el Reino Unido se obtienen por llagar muertos presas de gatos. Por su parte Churcher & Lawton (1987) encuentran en un pueblo inglés que los gatos son los causantes de la mortalidad del 30% de los gorriones. Finalmente May (1988) estima a partir de unos pocos datos que los gatos son los causantes de la muerte de 100 millones de aves y mamíferos silvestres en el Reino Unido.

Woods et al. (2003) tras un estudio más detallado estimaron que los gatos depredaban sobre 92 (85-100) millones de presas silvestres en el reino Unido, desglosándolo en 57 (52-63) millones de mamíferos, 27 (25-29) millones de aves y 5 (4-6) millones de reptiles y anfibios.

A estos primeros estudios les siguieron otros, sobre todo en Estados Unidos, país en el que se estima que los gatos matan 1.000 millones de mamíferos silvestres y varios cientos de millones de aves.

Como resumen general se puede decir que los gatos cimarrones matan unos 1.000 animales silvestres al año, que los gatos domésticos que salen a la calle unos 14 animales silvestres al año y que los gatos rurales matan en promedio más que los gatos urbanos. Según la misma encuesta realizada en Cataluña al 50% de los gatos domésticos les permiten salir fuera de los domicilios.


Además hay estudios que demuestran que la predación extra causada por altas densidades de gatos cimarrones puede llevar a la extinción a aves urbanas que se encuentran en declive.

De todas las maneras no hay que olvidar situaciones dramáticas causadas por gatos domésticos. El gato del farero de la Isla de Stephens se valió por si solo para extinguir la Ratona de la Isla de Stephens (Xenicus lyalli) (Oliver, 1955) y los gatos pusieron al borde de la extinción la Tórtola de Socorro (Zenaida graysoni) (Jehl & Parks, 1983). Fueron también los gatos los que erradicaron de varias islas del caribe a los Hutias (Geocapromys spp) (Fitzgerald, 1988).

Pero la depredación de animales silvestres no es el único impacto que tienen los gatos sobre el medio ambiente, también pueden ser vectores de enfermedades. Por poner solo un ejemplo, se ha detectado en lince ibérico leucemia felina de tipo A que solo puede haber sido transmitida por gatos asilvestrados.

Tal vez todos estos datos ayuden a valorar mejor el impacto que tiene que nuestras mascotas estén en las calles y en los campos y no solo en nuestros domicilios.

Volviendo a la encuesta en Cataluña parece que hay bastante gente consciente de la necesidad de controlar la densidad de gatos, pero ahora toca trabajar con todos los amantes de los gatos para hacerlo de la mejor manera posible para compatibilizar la devoción por estas inteligentes mascotas y nuestras aves silvestres.


4 comentarios:

miguel angel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miguel angel dijo...

Hola Juan Carlos, me ha gustado mucho el artículo. Me llama mucho la atención que la mayoria de la gente no aprecie el peligro que suponen los gatos cimarrones sobre otros animales silvestres como las aves. Un saludo

Antonio Sandoval dijo...

Un artículo muy interesante, Juan Carlos. Y muy necesario.

Juancho dijo...

Gracias Juan Carlos por los datos que aportas. Se los paso a la gente de SEO Monticola de la UAM...donde en los últimos años se ha instalado una buena población de gatos que incluso llegó a estar amparada por la administración de la UAM.

Saludos

Juancho

Publicar un comentario