Arroz, coral y cambio climático




Un informe, publicado por la revista de la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos, predice que el aumento de las temperaturas previsto para los próximos años por el cambio climático ralentizará el crecimiento de la producción de arroz en Asia. De hecho, ya se ha detectado una disminución de las cosechas entre un 10 y un 20 por ciento en varias zonas de Asia en los últimos 25 años debido al cambio de las temperaturas. No hay que ser un lince para adivinar las consecuencias que tendrán sobre la población humana estas predicciones ya que unos 3.000 millones de personas se alimentan de arroz a diario en todo el mundo y más del 60 por ciento de los mil millones que viven por debajo del umbral de la pobreza en Asia dependen de este cereal para subsistir, según indica la agencia EFE citando datos del Instituto Internacional de Investigación del Arroz, con sede en Manila.

Por otra parte, un artículo aparecido en la prestigiosa revista Nature concluye que la subida de la temperatura del mar de Indonesia ha provocado el blanqueamiento del 60 por ciento del coral del arrecife del norte de Sumatra, uno de los más diversos del mundo. Los investigadores de la Wildlife Conservation Society constataron que estos arrecifes, que aguantaron el tsunami en el Océano Índico en 2004, no son capaces de soportar el aumento de temperaturas provocado por el ser humano. Según la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA), las temperaturas en el mar de Andaman, que baña las costas de Mianmar, Tailandia, las islas de Andaman y Nicobar y el noroeste de Indonesia, ha registrado un crecimiento exponencial en los últimos años.

Tal vez hubiéramos necesitado que la cena de gala de la Reina de Dinamarca en la Cumbre de Copenhague fuera servida por niños asiáticos desnutridos, portando en su mano izquierda un coral muerto, para que nuestros dirigentes se den cuenta que actuar contra el cambio climático no es una concesión a los ecologistas, es una cuestión de solidaridad y de supervivencia de la especie humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada