Pena de cárcel a un envenenador



Un juzgado de Granada ha condenado a un año y medio de prisión y a inhabilitación para la caza a un ganadero que se sorprendió poniendo cebos envenenados en un paraje de la Sierra de Castril en el que murió Segura, una hembra de quebrantahuesos del programa de reintroducción de la Junta de Andalucía. Se trata de la segunda pena más alta impuesta en España por el uso ilegal de venenos.

Me gustaría resaltar tres aspectos especialmente positivos:

1) La propia sentencia que es muy positiva ya que ayudará a trasmitir a la población que estas prácticas son delictivas y que al que se le pille se le impondrán penas de cárcel.

2) La publicidad que se ha dado a la misma, apareciendo en el telediario de TVE [del minuto 27:12 al 29:10].

3) La labor de concienciación que está llevando en la región la Fundación Gypaetus que han conseguido incluso que se personase en el procedimiento el Ayuntamiento de Castril.

La Junta de Andalucía con la inestimable ayuda de la Fundación Gypaetus (de la que SEO/BirdLife es uno de los patronos) está llevando a cabo un trabajo muy serio en la lucha contra el veneno y los resultados están empezando a ser notorios. Esperamos que estos ejemplos sirvan para animar a otras comunidades autónomas a hacer lo mismo y que no queden impunes los envenenadores que acaban con nuestra fauna.

Si tenéis un poco de tiempo vale la pena mirar las cosas que hace la Fundación Gypaetus en su página web.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada