El comercio de aves silvestres cae en picado




El otro día Mark Avery escribió una entrada en su blog sobre la tendencia que había sufrido el comercio de aves silvestres tras la prohibición de su importación a la Unión Europea. La tendencia podéis verla en la gráfica siguiente:


No conocía estas estadísticas y me han hecho mucha ilusión. La verdad es que me tocó a mi, nada más tomar posesión del cargo de coordinador del Área de Conservación de SEO/BirdLife, defender la prohibición del comercio de Aves Silvestres. En ese momento, en 2005, se estaba estudiando la posición de BirdLife en Europa sobre el comercio de aves capturadas del medio silvestre y la mayoría de los socios de BirdLife se inclinaban por permitir con grandes garantías este tipo de comercio. En SEO/BirdLife teníamos muy claro que en este tipo de negocios no había ninguna garantía real. ¿Quién se iba a creer un papel de un funcionario de un país pobre que asegurase que se trataba de una extracción sostenible de loros o de cualquier otra especie? Nos costó mucho convencer a todos los socios de que la mejor opción era la prohibición total, pero al final lo conseguimos gracias, entre otras cosas, a que la Unión Europea hizo en ese momento una prohibición temporal de importación de aves silvestres por temor a que trajesen la gripe aviar. Pincha aquí para ver el documento de posición.

La posición de BirdLife Internacional aprobada en 2005 ayudó a que en julio de 2007 el Parlamento Europeo decidiese aprobar la prohibición total de importar aves capturadas en el medio silvestre. Desde entonces el comercio de este tipo de aves se ha reducido más de un 90%, dejando de capturarse casi un millón de aves. Ahora las aves deben ser de cría en cautividad.

Ahora, cinco años más tarde, vemos el resultado de nuestro trabajo. Estas son las noticias que nos dan fuerzas para seguir todos los días luchando por las aves.

Lo siguientes serán los fringílidos.

3 comentarios:

Ana Iñigo dijo...

Yo estaba en La Haya en la COP 14 cuando se acababa de aprobar y donde por el contrario otros grupos defendían que esta era una vía de economía en muchos países pobres, en especial en África, y que suspender la entrada de especies silvestres en Europa rompía con una forma de negocio de muchas poblaciones. Yo por supuesto me uno a la postura de la alternativa de la cría en cautividad de las aves de jaula, al igual que estamos defendiendo con los fringílidos.
La lástima de ésta norma es que se basó en temas de seguridad por la gripe aviar y no realmente en una estrategia para ayudar a la conservación de las especies silvestres que son víctimas de la sobreexplotación.

Alejandro dijo...

Esta es una de las razones por las que uno ha aguantado 19 años al frente de SEO/BirdLife. Aúpa Juan Carlos.

Lluís Sogorb dijo...

Una muy buena noticia, si señor. Personalmente, no veo las aves en una jaula, aunque se hayan criado en cautividad. No hay cosa que me entristezca más. Son seres hechos para volar. Y nos basta asomarnos a una ventana o salir al campo para disfrutar de ellas.

Publicar un comentario