Mi botella de leche




Bueno, si os acordáis de los propósitos que me hice a principio de año me planteé reducir mi huella ecológica con una serie de acciones concretas. En algunas he avanzado mucho y en otras todavía no llego. Por ejemplo, me propuse comer carne solo dos veces a la semana y, aunque he reducido mucho mi consumo de carne, no he llegado al objetivo marcado.

En esos propósitos no incluí reducir el volumen de mis residuos, pero ahora me lo voy a plantear. Me ha llevado a ello el nuevo enfoque que Margaret Fenwick ha dado a su famoso blog “Verde que te quiero verde”. A partir de ahora va a analizar cada semana uno de sus envases para intentar eliminarlo o reducirlo de su basura (pincha aquí para verlo).

El primero de sus entradas ha sido con el bote de leche. Sus conclusiones son las siguientes:

1. El "envase perfecto" para la leche sigue sin existir.
2. Debemos optar por los brik o las bolsas de plástico.
3. Hay que enfocarnos más en qué hay DENTRO del envase.
4. Apoya los ganaderos locales y reduce la huella de CO2 comprando leche de tu región.
5. Vota con tus €uros y elige leche certificada ecológica cuando sea posible. Es mejor para ti, las vacas y nuestro planeta.

Yo por mi parte compro leche Asturiana en bote de plástico de 1,5L. La compro en primer lugar porque me gusta el sabor de su leche y en segundo lugar porque un amigo que tenía altas responsabilidades en residuos en el Ministerio me contó que el diseño de esta botella les había permitido reducir en su fabricación en un gran porcentaje la cantidad de plástico.

Pero ahora veo que no es lo mejor que puedo hacer. Me propongo por lo tanto buscar si tengo algún punto de venta cercano con leche que se produzca mi región y que además se venda en brik o bolsa de plástico. Si lo encuentro prometo pasarme a ella. Me gusta mucho la leche, pero me gusta más la naturaleza.

2 comentarios:

xuan dijo...

Muy buena reflexión sobre nuestro día a día. A mi me pasa lo mismo. Cuando voy a recoger la bolsa de plástico replet....me quedo pensando como que lo estamos haciendo muy mal. General todos los días residuos de plástico y con la vida útil tan pequeña que tienen no me parece lo correcto.
Pero al final todos lo hacemos, no estaría nada mal que todos pensaramos antes de comprar. Y elegir productos con menos envoltorios o evitarlo siempre que podamos. Por ejemplo yo nunca cojo bolsas de plástico en supermercados, aunque sean gratis. O evito comprar carne envasada, prefiero hacerlo en una carniceria.
Un saludo
Xuan

Verde que te quiero verde... dijo...

Wow! Mil gracias por mencionar mi post del blog. Y ánimo por intentar reducir los residuos.....es el reto que yo también me he puesto y la verdad es que lo más que intento, más miedo me da.

Tengo que investigar más sobre este de los briks, las botellas, las bolsas, etc. de leche..... Pero el post de EcoLab habla bastante bien de todos los lados del dilema.

Hay muchos lados de esto de la leche...Leche fresa refrigerada tiene más "huella" por la refrigeración en camión y tienda. Briks/botellas gandes están bien....pero si uno sólo bebe .5 litro a la semana??? ¡Ay ay ay!

Mañana haré un post sobre otro residuo...quizás un poco menos "polémico".

Un placer encontrar tu blog.

Publicar un comentario en la entrada