Cinco razones para un ministerio



En los mentideros políticos se apuesta por que Rajoy no mantendrá un ministerio de medio ambiente en su ejecutivo. Preocupados, las cinco oenegés del Consejo Asesor de Medio Ambiente preguntaron por este asunto a Rajoy a través de Twitter durante la campaña electoral recibiendo una respuesta bastante reveladora: “al margen de la configuración del gobierno, estamos comprometidos con el medio ambiente”. Vamos, que o bien su equipo no tiene ni idea cuales son los planes del futuro presidente del gobierno sobre su gabinete, o bien es cierto que se está planteando la supresión de este ministerio.

Volviendo a los mentideros políticos, ya que en el primer asunto parece que no iban tan mal encaminados, se habla de desmenuzar el ministerio de medio ambiente en varios ministerios e incluso crear una agencia nacional de la naturaleza inspirada en la EPA americana (Environmental Protection Agency: Agencia de Protección del Medio Ambiente).

Ante esta situación, me gustaría proponer cinco razones de peso por las que es necesario mantener un Ministro de Medio Ambiente, aunque sea compartido con otras funciones:

  1. El medio ambiente debe ser una política horizontal a aplicar en las acciones de los diferentes ministerios, por lo que es necesario que haya un miembro del gobierno que vele por que las decisiones del Consejo de Ministros estén en concordancia con esas políticas generales.
  2. Debe haber un titular del más alto rango que pueda defender de forma global en los Consejos de Ministros europeos de medio ambiente las posiciones españolas.
  3. Porque, en la coyuntura actual, el medio ambiente no tiene que pagar la crisis, y esto solo puede ser asegurado con la presencia de un ministro que vele por ello cuando el Consejo de Ministros apruebe medidas anticrisis.
  4. Porque los empleos verdes deben ser parte de la salida de la crisis, y para que esto pueda ser posible, hace falta un ministerio que lo impulse.
  5. Porque quitar un ministerio no supone un ahorro ya que las competencias de la Administración General del Estado se mantienen. en todo caso, sí es un gasto económico el cambiar de nombre un ministerio al tener que cambiar estructuras, papelería y cartelería.


Si me gustaría recordarle al Sr. Rajoy y a su equipo, que eliminar el ministerio de medio ambiente no es ninguna modernidad, que los países más fuertes y poderosos de Europa cuentan con un Ministerio de Medio Ambiente. No hay más que mirar a Alemania, Francia, Reino Unido o Italia. A mi juicio, prescindir de un ministerio de medio ambiente no solo nos distanciaría de Europa, sino que demostraría una falta de sensibilidad en lo único que, seguro, nos une a todos los españoles, el ambiente que nos rodea.

En cualquier caso, si Rajoy decidiese prescindir del Ministerio de Medio Ambiente, sería muy conveniente que todas las competencias del actual Ministerio (excluyendo las de agricultura puesto que Rajoy si confirmó que habría un ministerio de Agricultura independiente) se encontrasen en un mismo ministerio. Y si se hace una agencia a la americana, que se haga igual y que tenga una dotación de personal similar (la EPA tiene 18.000 empleados) y una consideración de su director similar a la de Estados Unidos que es la de un ministro. Vamos, que si se hace, se haga bien.


Nota del autor: Esta entrada fue publicada en el blog "Pluma y Conservación" de Público el 1/12/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada