Fundación Biodiversidad: una necesidad



No paran de repetir desde el Partido Popular que una de las primeras medidas que llevarán a cabo es cerrar la gran mayoría de empresas y fundaciones públicas. Aclaran que no será todas, pero sí casi todas. Pues bien, a mí me preocupa especialmente una: la Fundación Biodiversidad.

En un escenario, en el que estamos perdiendo biodiversidad y tenemos que revertir esta situación; en un momento en los que tenemos que desarrollar un Plan Estratégico del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad y una Estrategia Europea de Biodiversidad, quedarnos sin la única estructura de la Administración General del Estado dedicada exclusivamente a la lucha contra la pérdida de biodiversidad sería un golpe muy duro.

La Fundación Biodiversidad está trabajando en muchos campos de la biodiversidad: conservación, investigación, divulgación (por ejemplo, Planeta Tierra y otros suplementos ambientales están patrocinados por la Fundación), etc. Pero sobre todo hace una gran labor de apoyo e integración de la sociedad civil en la lucha por la conservación de la biodiversidad. Este último aspecto, que a mi me parece fundamental, es mucho más fácil llevarla a cabo desde una fundación que desde un ministerio (más aún si no existiese uno de Medio Ambiente).

Por otra parte, cabe reseñar que en estos momentos la Fundación Biodiversidad participa o coordina un número importante de proyectos europeos LIFE, que tienen difícil transferencia a otras estructuras del estado, por lo que, al menos hasta que terminen no sería conveniente “cerrar” la Fundación Biodiversidad.

En cualquier caso, si en estos momentos de crisis, el gobierno se deja llevar tan solo por los resultados económicos, he de decir que invertir en la Fundación Biodiversidad es un buen negocio, ya que no solo se invierte en biodiversidad, sino que en empleo de una forma muy eficiente. Para mostrarlo, me remito a unos datos que ya publiqué en mi blog hace aproximadamente un año:

Un análisis llevado a cabo por la Fundación Biodiversidad muestra que crean 180 puestos de trabajo directos por cada millón de euros invertidos. Además, la mayoría de los puestos de trabajo se crean en el mundo rural y en empleos de lo más diverso. Ahora contraponemos estos datos con otras inversiones destinadas a la creación directa de empleos:

Fondos miner. En 2008 se financiaron 241 proyectos empresariales con los fondos Miner, con una inversión total que rondó los 1.175 millones de euros (182 millones en ayudas del Estado) y que crearon alrededor de 3.871 empleos. Esto supone la creación de 3,29 empleos directos por cada millón de euros totales invertidos y 21,26 empleos directos por millón de euros invertidos por el estado.

Proyectos industriales en Extremadura. En se anunciaron ayudas públicas a industrias extremeñas con un volumen total de inversión proyectada, que ascendía a 19.170.681 euros y una ayuda pública de 2.852.460€. La puesta en marcha de estos proyectos conllevaría la creación y el mantenimiento de 126 puestos de trabajo directos Lo que equivale a 6,57 empleos directos por millón de euros totales invertidos y 44,18 empleos directos por millón de euros invertido por el la Junta de Extremadura.

Proyectos eólicos. Según el “Estudio macroeconómico del impacto del sector eólico en España” de la Asociación Empresarial Eólica en 2007 el sector de la energía eólica generó 20.781 empleos directos y 16.949 empleos indirectos y recibió 991 millones de euros en primas. Por lo tanto la relación entre inversión pública y empleo supone 20,97 empleos directos y 41,1 empleos totales por millón de euros invertidos por el Estado.

Estos no son más que unos pocos ejemplos, pero no hay más que poner en google “empleos directos” y “millón de euros” para encontrar cientos de ejemplos parecidos. Invertir en biodiversidad, y en especial en la Fundación Biodiversidad, supone la creación de entre cuatro y nueve veces más empleos directos que cualquier otra inversión pública. La conclusión es siempre la misma, invertir en biodiversidad es invertir en puestos de trabajo. Por lo tanto no hay excusa, en un momento en el que hay más de 4 millones de parados según los datos del ministerio de Trabajo, para seguir recortando presupuesto en biodiversidad.

Desde esta tribuna, reivindico la necesidad de mantener, e incluso dotar con más recursos, la Fundación Biodiversidad. Cuando algo funciona hay que cuidarlo.


Nota del autor: Esta entrada fue publicada en el blog "Pluma y Conservación" de Público el 14/12/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada