El Tajo moribundo por el trasvase





Este fin de semana estuve en un depauperado río Tajo por culpa del trasvase franquista Tajo-Segura. Este año se ha batido el récord de volumen de agua trasvasada al Segura desde 2005. De enero a junio se derivaron 151,8 hectómetros cúbicos del Tajo a Levante, una cifra que no se superaba en un primer semestre desde 2005. Llama la atención que esto ocurra cuando, los embalses del Segura tienen más agua de su cuenca que nunca.

En el año hidrológico 2009/10 la cabecera del Tajo tuvo 1.329 hm3 de aportaciones de las cuales solo se dejó que siguiese su cauce natural 270 hm3. El 80% restante es lo que la Ley del trasvase considera como "excedentes" que pueden ser trasvasados al Levante.

Este año, el 75% del agua desembalsada se ha ido al Levante y solo un 25% por el curso natural del Tajo. Independientemente de que se esté a favor de los trasvases o no, no parece razonable trasvasar el 75% del agua de la cabecera de un río ¿Tenemos que conformarnos con que el río Tajo desemboque en el Mediterráneo?

Tal y como obliga la Directiva Marco del Agua, la gestión del agua debe hacerse en el seno de las propias cuencas hidrográficas. Gestionar bien el agua es no gastar más de la que se tiene.

Llegado a este punto habría que preguntarse si no habría que modificar nuevamente la Constitución para imponer también un techo de gasto de agua, y un equilibrio hidríco en cada una de las cuencas. Seguramente este equilibrio sería mucho más justo socialmente, e imprescindible ambientalmente, que el ya tristemente famoso equilibrio presupuestario.


Nota del autor: Esta entrada fue publicada en el blog "Pluma y Conservación" de Público el 5/9/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada